Trastorno de Ansiedad generalizada

Trastorno de ansiedad generalizada o preocupación constante.

María se preocupaba por todo y por todos. Si uno de sus hijos se retrasaba del colegio inmediatamente se preguntaba ¿le habrá ocurrido algo? Cuando el teléfono sonaba pasadas las 21 horas se apresuraba a contestar mientras preguntaba preocupada ¿qué ocurre?

Su familia estaba acostumbrada a las múltiples advertencias y preocupaciones.

Rezaba por las noches por los suyos, por miedo a los posibles peligros que podían acecharlos y confundía con frecuencia que un peligro pudiese ser posible con que fuera probable.

Los suyos se habían acostumbrado a las advertencias constantes. Cuidado con el coche, no vuelvas tarde, llámame en cuanto llegues, ¿seguro que estás bien? Presiento que va a pasar algo, sabía que pasaría o podría haber pasado,…esas compañías, la carretera, la lluvia, el calor, cualquier cosa podía convertirse en una posible catástrofe.

Algunas de las características centrales que acompañan al trastorno de ansiedad generalizada son una preocupación excesiva, un estado de vigilancia constante, tensión muscular e irritabilidad.

El trastorno

A diferencia de otros trastornos de ansiedad, la ansiedad generalizada, o ansiedad flotante, no está focalizada en una situación concreta.

En este caso no se teme nada en particular pero se teme todo al mismo tiempo. La persona que sufre este trastorno de ansiedad tiene una gran facilidad para preocuparse por muchas cosas y dificultad para controlar las preocupaciones. No se limita la ansiedad a una o varias situaciones con cierta similitud entre sí. Es como si siempre hubiera algo de lo que preocuparse: pequeños problemas en casa, en el trabajo, en la relación de pareja,… Hay un miedo constante a que en cualquier momento algo vaya mal.

Las personas con ansiedad generalizada parecen poseer una especie de radar sensible para detectar cualquier posible problema.

La solución que adopta la persona con este trastorno es la preocupación intensiva. Esto puede  funcionarle en cierta medida debido a que la preocupación excesiva provoca un funcionamiento intensivo del hemisferio cerebral izquierdo (que soporta el pensamiento lógico y racional), y una cierta inhibición del hemisferio derecho, que se encarga de la formación de imágenes y que tiene más poder para causar alteración emocional.

Es como si preocupándonos en exceso evitásemos en cierta medida imaginarnos las consecuencias de los temores básicos que vienen a nuestra mente. Pero esta solución sólo funciona en parte porque la preocupación intensiva genera síntomas físicos de ansiedad como tensión muscular, irritabilidad o problemas con el sueño. Y lo que es aún más importante: bajar el ritmo de preocupación nos permite imaginar mejor lo que tememos.

Aunque parezca no tener fin ni solución iremos viendo qué podemos hacer para romper este círculo.

Posted in Ansiedad, Estrés | Tagged , | 17 Comments

Alimentarse bien para reducir la ansiedad

La comida sana y fresca puede ayudar a disminuir lá ansiedad

 

Algunos alimentos pueden ser nuestros aliados a la hora de reducir la ansiedad

En anteriores posts comenté que muchas de las consultas que recibo en mi consulta son de clientes que vienen para adelgazar y para ello son conscientes de que necesitan eliminar la ansiedad por la comida.

Hemos visto algunos ejercicios prácticos que te pueden ayudar a tener más control de ti mismo, pero también sabemos que si lo que quieres es eliminar la ansiedad por comer primero necesitarás descubrir y trabajar qué es lo que está causando que tengas esos impulsos, esa ansia por comer.

Si hasta ahora hemos abordado qué es la ansiedad por la comida, hoy vamos a ver que también podemos utilizar la comida como nuestra alidada en la lucha por reducir la ansiedad.

Cambiar tu dieta y tu estilo de vida no solo te va a ayudar a reducir la ansiedad sino que también puede disminuir muchos de los síntomas que la acompañan.

Ya lo dijo Hipócrates hace varios siglos: que tus alimentos sean tu medicina y especialmente en una época en la que se diagnostican cada vez más trastornos de ansiedad es más importante que nunca cuidarse.

Determinados alimentos no sólo van a hacer que te sientas con más energía sino más tranquilo y menos deprimido.

También por supuesto te ayudará a eliminar todo el estrés que tienes seguir algún tipo de ejercicio físico, para ello te recomiendo visitar la página de Sabrina Peterson en la que puedes encontrar mucha información e ideas para poder hacer ejercicio sin sentir que estás haciendo grandes esfuerzos.

Cambiar tu alimentación y hacer ejercicio no van a ser la única respuesta a la ansiedad, pero sí que te van a aportar mucha tranquilidad.

Para ayudarte a sentirte mejor, evita comer cualquier tipo de comida procesada y busca alimentos sanos y frescos. Verdura y fruta pero también alimentos ricos en vitamina B, tales como alimentos integrales, nueces, huevos y pescado.

También está comprobado que lo que bebemos puede afectar nuestro nivel de estrés. El alcohol, por ejemplo, a pesar de que puede parecer que tiene un efecto calmante a corto plazo, deshidrata el cuerpo, dejándolo todavía con más ansiedad. Si crees que no vas a ser capaz, modera la ingestión todo lo que puedas.

También deberás evitar las bebidas gaseosas ya que contienen mucho azúcar, en vez de ello intenta beber mucha agua. Si eres de aquellas personas a las que no les gusta el agua, ahora puedes encontrar en el súper agua mineral con sabor a frutas. Seguro que no está de más recordar que evitar la cafeina es más que recomendable. De nuevo, si crees que no vas a poder prescindir de este excitante, al menos redúcelo todo lo que puedas.

Recuerda tener siempre cerca alimentos sanos y frescos ya que no sólo van a ser beneficiosos para mantener tu peso o reducirlo, sino que también van a ayudarte a sentirte más tranquilo.

¡Hasta la próxima!

 

Posted in Ansiedad, Ansiedad por la comida | 12 Comments

Crisis de ansiedad

Recuerdo hace años una experiencia inesperada que me dejó aterrada durante horas. Había sido un día tranquilo como cualquier otro y mientras me dedicaba a mis quehaceres, de repente, alguien conocido, detrás de mí pronunció una frase como cualquier otra, algo así cómo ¿me cortas un limón?

Seguramente había oído esa frase muchas otras veces, pero en aquella ocasión, se disparó en mí una reacción totalmente desmesurada.

Las crisis de ansiedad pueden venir acompañadas de taquicarias

Sin motivo aparente mi corazón empezó a palpitar frenéticamente, un miedo intenso se apoderó de mí, palidecí en cuestión de milésimas de segundo, la sensación de no ser yo la que estaba viviendo aquella experiencia y, de repente, entre otras la necesidad incontrolable de huir.

Acababa de tener una crisis de pánico.

Afortunadamente este hecho aislado nunca más se ha vuelto a dar y me sirvió para entender aquello que tantas veces me habían explicado.

En cuestión de poco menos de una hora el incidente había pasado a ser una mera anécdota y una experiencia que estaba dispuesta a compartir para ayudar a otros a superarla fácilmente.

Para ello lo primero es saber que las Crisis (o Ataques) de Pánico, son completamente inesperadas y suelen presentar cuatro o más de los siguientes síntomas:

• Miedo intenso a morir o a estar sufriendo un ataque cardíaco o alguna enfermedad física grave que ponga en riesgo la vida

• Miedo intenso a perder el control de si mismo

• Palpitaciones (percepción del latido cardíaco) o pulsaciones aceleradas (taquicardia)

• Sudoración

• Palidez

• Temblores o sacudidas musculares

• Sensación de ahogo o falta de aire

• Opresión en la garganta o en el pecho

• Náuseas, vómitos o molestias y dolores abdominales

• Inestabilidad, mareos o desmayos

• Sensación de irrealidad (sentir al mundo externo como extraño)

• Sensación de no ser uno mismo (despersonalización)

• Hormigueos

• Escalofríos

Lo segundo es saber que las crisis e pánico se inician bruscamente, alcanzan su máxima intensidad en los primeros diez a 15 minutos y suelen durar menos de una hora.

Y, por último conocer algunas estrategias para combatir el pánico:

1. Recuerda que aunque puedes sentirte atemorizado, tus sentimientos no son peligrosos ni dañinos.

2. Comprende que lo que estás experimentando es sólo una exageración de tus reacciones corporales normales ante el estrés.

3. No luches contra tus sentimientos ni intentes alejarlos, cuanto menos te enfrentes a ellos menos intensos serán.

4. No aumentes tu pánico pensando qué podría pasar. Si te encuentras preguntándote ¿qué pasaría si?, contéstate ¡bueno, lo peor ya ha pasado¡

5. Permanece en el presente.

6. Gradúa tu nivel de miedo desde 0 a 10 y mira si sube o baja. Verás que no permanece en altos niveles por más de unos segundos.

7. Cuando te encuentres pensando qué te va a pasar cambia tu pensamiento y lleva a cabo alguna tarea como contar hacia atrás desde 100.

8. Sé consciente de que cuando dejas de añadir sentimientos de temor a tu situación, tu miedo comienza a ceder.

9. Cuando el pánico llega, acéptalo. Espera y dale tiempo a que pase sin salir corriendo.

10. Intenta distraerte, ahora que el nerviosismo ha bajado, habla con alguien, da un paseo, etc.

 

Posted in Uncategorized | 7 Comments

Reducir la ansiedad por la comida

Hace una semanas La Vanguardia entrevistaba a la doctora Reina García Closas con el título: “Buscamos en la comida lo que no nos da la vida”.

La doctora García Closas decía que nuestra sociedad, tal y como está montada hoy, nos genera frustración y ansiedad. Nos faltan esas horas de conversación con los amigos, los largos paseos después del trabajo y el contacto con la naturaleza de antaño.

Aunque como dijimos ayer la mayoría de personas buscan controlar la ansiedad por comer para perder peso, lo primero que debes hacer antes de decirte empezar a adelgazar es conocer las causas de los impulsos por comer. Es decir, para controlar la ansiedad por comer primero necesitamos saber qué nos está causando ansiedad.

Mientras buscas ayuda profesional para tratar la ansiedad, vas a necesitar formas de control de la ansiedad por la comida sencillas y fáciles de seguir.

A continuación te propongo algunas actividades para calmar la ansiedad. No debes tomarlas de forma excesiva, ya que todo exceso no es recomendable y deben ser complementarias a una algún tipo de ayuda, para intentar conocer por qué tienes esa ansiedad por comer y lograr de tal modo, controlar tal ansiedad.

Algunos ejercicios o recomendaciones sencillos que te puede ayudar a calmar la ansiedad por la comida:

• Escuchar música suave y tranquila.

• Caminar hasta algún parque cercano.

• Conversar con un familiar o amigo para disipar la tensión.

• Descansar bien (si se puede, hacer una pequeña siesta durante el día).

• Aprender alguna técnica de relajación y meditación.

• Tomar vacaciones en lugares tranquilos como la montaña o el campo.

• No concurrir a lugares ruidosos o con exceso de personas.

• Caminar en áreas abiertas como parques, playas, campos, etc., y hacer de manera regular algún tipo de ejercicio.

• Alguna actividad artística como dibujar, pintar o trabajar barro.

En cuanto a la alimentación te puede ayudar:

• Mantener un buen balance de azúcar en sangre y evitar los azúcares refinados (dulces, pastas y pan blanco). Éstos deberían ser reemplazados por carbohidratos compuestos como el pan integral o negro.

• Evitar tomar bebidas con cafeína (café, sodas o té negro), chocolate o bebidas alcohólicas.

• Consumir frutas frescas y vegetales como: melocotones, espárragos, brócoli, frutas secas, ajo, vegetales de hojas verdes, legumbres, productos de soya y yogurt.

• Comer pescado azul

Si quieres compartir alguna recomendación en mi blog no dudes en dejar un mensaje aquí abajo.

¡ Hasta la próxima!

 

 

 

Posted in Uncategorized | 9 Comments

Ansiedad por la comida

Ansiedad por comer

Una de las consultas más frecuentes que recibo en mi gabinete de Hipnosis Clínica en Barcelona es la de personas que vienen porque quieren perder peso y creen que no pueden debido a la ansiedad que tiene por la comida.

Averiguar las causas de la ansiedad por la comida

Aunque la excusa para pedir ayuda suele ser la necesidad de adelgazar es importante hacerle ver al cliente que el problema que necesitamos afrontar es el de la ansiedad y hacer un proceso de investigación de qué es lo que nos está haciendo comer de manera no controlada.

No podemos quitar el hambre sin descubrir porqué comemos tanto.

Aunque este blog está dedicado a la ansiedad, esta misma pauta nos puede servir para cualquier otro tipo de hábito como el fumar, el alcohol u otras adicciones.

¿Qué es lo que provoca la ansiedad por la comida?

Muy a menudo, la ansiedad por la comida es producida por factores tales como el estrés o el exceso de preocupaciones. En este caso necesitamos reflexionar si ese tema tiene solución y si no la tiene, ver qué cambio de actitud podemos tomar nosotros.

¿Qué podemos hacer para reducir la ansiedad por la comida?

Nutrición ideal para reducir la ansiedad por la comida

Algo sencillo que podemos hacer es reducir excitantes como el café, el té, el azúcar, el chocolate, que sólo harán que agravar el problema, y tomar más líquidos como zumos naturales, infusiones de plantas relajantes como la Pasiflora, flor de Azahar, Valeriana, Manzanilla, Melisa y sobre todo mucho agua.

Los líquidos en general ayudan a disminuir la sensación de hambre ya que a menudo lo que estamos es un poco deshidratados. Antes de comer cualquier cosa ayuda beber uno o dos vasos de agua.

También podemos aumentar la frecuencia de las comidas para evitar llegar al punto de alarma al que llegados, empezamos a comer de forma compulsiva. Así pues, deberíamos desayunar, tomar algo a media mañana, almorzar a mediodía, merendar y cenar.

No te olvides de respirar

El ejercicio físico es indispensable en casos de ansiedad por la comida ya que ayuda a descargar las tensiones y a oxigenarnos con lo cual disminuye la ansiedad por la comida.

Practicar la respiración o algún tipo de ejercicio como el yoga también será beneficioso.

Hay que tener en cuenta que cuando estamos nerviosos o angustiados nuestra respiración que se vuelve más superficial y rápida.

Tomar consciencia de la respiración y aprender a controlarla. Si respiramos de un modo más pausado y profundo nuestro estado de ansiedad también tiende a desaparecer.

Aunque no lo parezca es una de las pautas básicas para el tratamiento de la ansiedad por la comida.

Ansiedad por la comida y autoestima

Cuando alguien se siente feliz dice a menudo que se siente satisfecho, lleno de felicidad.

Aprender a querernos un poco más y aceptarnos y valorar nuestras virtudes es un primer paso para amarnos y sentirnos amados. Es, de hecho, el primer paso para sentirnos llenos.

 

 

 

 

 

Posted in Uncategorized | 16 Comments